Las Batallas de José Emilio

No se puede hablar de una generación sin mencionar a José Emilio Pacheco. Sus novelas, ensayos, cuentos, poesías, y traducciones le han valido grandes reconocimientos y premios alrededor de su trayectoria como escritor.

¡Adelante!

josé emilio

Gota de lluvia

Una gota de lluvia temblaba en la enredadera.

Toda la noche estaba en esa humedad sombría

que de repente

iluminó la luna.

José Emilio Pacheco

***

Podría decir que el primer libro que leí completo, sin ningún tipo de dibujos en su interior, fue “Las Batallas en el Desierto”; claro y muchos podrán decir: “ese es para una sentada” o “es un mal libro” Lo que en realidad importa es que con ese libro empezó mi pasión por la lectura.

El lenguaje que Pacheco utiliza en la novela hace, creo yo, que el lector se “enamore” del libro y de su autor. La historia que se desarrolla en la Ciudad de México, me hacer recordar las novelas y cuentos que hablan de la Ciudad de los Palacio y que son bastantes (mirar el link para conocer alguno)

La fama del libro, en escuela primarias y secundarias, ha ido creciendo. Y es natural que a los jóvenes de esta edad les interese el libro porque la historia trata temas de la adolescencia y sus altibajos. “Batallas en el Desierto” es prácticamente la novela-crónica que es lectura obligatoria.

(Si quieres leer Batallas en el Desierto clic en el título)

***

Canción del grupo Café Tacuba inspirada en este libro de José Emilio:

Mosquitos

Nacen en las pantanos del insomnio.
Son negrura viscosa que aletea.
Vampiritos inermes,
sublibélulas,
caballitos de pica
del demonio.

***

Con respecto a su poesía el estilo de Pacheco me llama mucho la atención. Ese apego por la realidad más natural, intrínseca, sus letras que revelan las características inimaginables de las gotas de lluvia o los ríos de agua cristalina, son palabras precisas que Emilio utiliza para expresarse.

Aquí abajo un par de poemas que tengo en alta estima de este gran escritor:

Tarde o temprano

                                               Homenaje a Nezahualcoyotl *

I
No tenemos raíces en la tierra.
No estaremos en ella para siempre:
sólo un instante breve.

También se quiebra el jade
y rompe el oro
y hasta el plumaje de quetzal se desgarra.

No tendremos la vida para siempre:
sólo un instante breve.

II
En el libro del mundo Dios escribe
con flores a los hombres
y con cantos
les da luz y tinieblas.

Después los va borrando:
guerreros, príncipes,
con tinta negra los revierte a la sombra

No somos reyes:
somos figuras en un libro de estampas.


* A partir de las traducciones de Angel María Garibay
y Miguel León  Portilla

***

Presencia

¿Qué va a quedar de mí cuando me muera
sino esta llave ilesa de agonía,
estas pocas palabras con que el día,
dejó cenizas de su sombra fiera?

¿Qué va a quedar de mí cuando me hiera
esa daga final? Acaso mía
será la noche fúnebre y vacía
que vuelva a ser de pronto primavera.

No quedará el trabajo, ni la pena
de creer y de amar. El tiempo abierto,
semejante a los mares y al desierto,

ha de borrar de la confusa arena
todo lo que me salva o encadena.
Más si alguien vive yo estaré despierto.

(si quieres conocer más sobre la poesía de José Emilio clic en el nombre)

 

Anuncios

¡Déjenlo todo, nuevamente! (Selección de Poemas)

¡Lo prometido, para mí, es deuda!

Quédense a leer la selección de poemas que me parecieron más chulos del movimiento infrarrealista mexicano; la selección está divida en tres parte (se recomienda beber un trago de café, tequila, mezcal, para acompañar). 

¡ADELANTE!

He introducido mi vida

en la vulva radiante de la estupefacción

/ Mi droga es respirar este aire caliente /

Traducir a la luna en mi piel

: hermanar mis heridas con su savia creciente :

Mario Papasquiaro 

***

El Burro

(Fragmento)

Y a veces sueño que Mario llega
Con su moto negra en medio de la pesadilla
Y partimos rumbo al norte,
Rumbo a los pueblos fantasmas donde moran
Las lagartijas y las moscas.
Y mientras el sueño me transporta
De un continente a otro
A través de una ducha de estrellas frías e indoloras,
Veo la moto negra, como un burro de otro planeta,
Partir en dos las tierras de Coahuila.
Un burro de otro planeta
Que es el anhelo desbocado de nuestra ignorancia,
Pero que también es nuestra esperanza
Y nuestro valor.

Roberto Bolaño

***

Comienza a vomitar la luz

El Amor no es una ecuación mental,
el Odio sí que raspa las rodillas
enmudece labios / encanece niños;
por lo pronto
ningún dibujito fálico
en la pizarra de una escuela es la vida/
porque mientras la muerte
camina ya sobre nosotros:
“Tarantula´s Power”,
la Vida no puede seguir siendo
un mero manchón de comida
sobre la ropa limpia.
Ni ésto,
ni un póster de Raquel Welch
o Emiliano Zapata reducido a póster;
De una vez:
Ni las fábulas de
Stalin o Samaniego.

Mario Papasquiaro

***

Increpación

(Fragmento)

¿A quién le importa? ¡Qué te importa!

Mueren y mueren gentes,

matan y matan bosques, mares, aires, selvas.

Nada de lo que pueda suceder está fuera de mi alcance,

mas no soy responsable de que en asuntos grandiosos sólo me esfuerce.

Mírame, mundo, y no guiñes el ojo ni te burles de mí,

pues yo contigo me comporto a la altura de mis intereses

que son, si no lo sabes, los intereses de la mayoría.

Cuauthémoc Méndez

***

las

COMO DATO:

El infrarrealismo es un movimiento poético fundado en 1975 en México, DF por un grupo de veinte poetas jóvenes, entre los que se encontraban Roberto Bolaño, Mario Santiago Papasquiaro,José Vicente Anaya, Rubén Medina, José Rosas Ribeyro, entre otros, en su mayoría mexicanos.

***

El acantilado

Sombras de tu rostro. Así hago mi futuro.
Mordiendo espacios y silencios.

El río se abre sobre el mar.
El rostro golpeado, voz y eco en el castillo.
Distancias, ganchos. Pies con forma de árbol.

Senderos por donde caminan soldados.
Las sábanas un poco húmedas. El latido.
Mi cuerpo amortajado continúa apretando
los puños.

Bruno Montané

***

Me acabo de morir

Yo no conozco algo más duro que el corazón.
Me estoy olvidando que nací;
que tuve 24 años, una mujer y un hijo;
que vivo en un barrio asqueroso
donde los niños llevan un cinturón en el cerebro,
donde Simpatía y Esfuerzo son sus padres mongólicos.
Estoy esperando un examen;
una mano experta que diga: Está muerto;
alguien que use el cerebro para decir eso.
Me acabo de morir,
tenía la sospecha;
pero lo que nunca tuve
es lo que me está matando con sospechas:
Capricho life —private eye–.
A ver si se entiende.

José Peguero

***

Volverás

si tocaras todos los días a mi puerta vomitaras y te largaras

si todas las noches cagaras junto a mi ventana

si te masturbaras sobre los pasteles de mis cumpleaños

si gravaras en oro mi epitafio con la leyenda “al más mamón/ al más ojete”

si escupieras tu gargajo más gandalla en mi fotografía en mi café

si dibujaras mis testículos crucificados en todos los sanitarios públicos

si gruñeras en la ducha en el tocador

si leyeras mis poemas en el congreso de la unión

si degollaras a todo aquel que pronuncie mi jodido nombre

si hollinaras mis sábanas mis calzoncillos mi tabaco

si te quejaras a la juez más inaudita y extasiada

si acudieras a derechos humanos por tus derechos infrahumanos/ todo/ apresúrate

si vendieras a satán tus nalgas por un delirio: VOLVERÁS

Oscar Altamirano

***

ro

COMO DATO:

La Mandarina de tus labios

tu piel, tu piel, mi piel
tus ojos y otra vez la piel
tus labios, oh tus labios
la mandarina de tus labios
tus piernas, mis piernas
las piernas al son
giran / girar los cuerpos
los cuerpos, los dedos
las yemas incendiarias
el compás de los cuerpos
tus ojos, y otra vez la piel
relámpagos en tus ojos
oblicuos los cuerpos
la piel de tu pecho, toda la piel
el estallido del orgasmo
y otra vez tu piel,
la piel.

Guadalupe Ochoa

***

El último poema

(Fragmento)

–No trabajo. Ya no trabajo; de hecho nunca he trabajado.

Soy ratero…

dije en la comisaría

en un reciente apañón

–Ya no tengo familia; de hecho nunca he tenido familia…

ya no tengo domicilio…

ni plato para las hojuelas de maíz

Pedro Damián Bautista

***

Abriremos nuestros pulmones a un aire sin veneno

(Fragmento)

El Sol se desbarata cogiendo con tus ojos.
El crimen es breve en el umbral del tiempo
y en los pliegues de primavera
la línea resinosa de la vida guarda sus secretos.
Inmensas coincidencias,
codicia de frutos resquebrajados,
rescate de la eterna agitación –hervidero de sangre– luz que nos une
y el amor seguido de soles hechiceros mordiendo el camino que se deja.

Tomo de los latidos de tu corazón el grito de los ángeles.
Para empezar el día te regalo mi canto,
mis caderas constructoras,
el aullido de mis verdades de acero.
La vida la vida la vida ¿quién dijo?

Jorge Hernández Pieldivina

***

Esto no es un poema

Soy el aire que te hace toser

que se mete por tus narices, y te quema.

También soy la lluvia, y tus ojos,

como en ácido se asfixian.

Quédate a mi lado,

muérete,

púdrete,

vuelve a nacer.

Quiero tenerte lentamente.

Arrancaré tus piernas,

comeré la sal de tu sudor.

Ábreme el cráneo

que no encontrarás nada.

Solamente el corazón,

mezclado con el jugo de bilis,

rezará por tus entrañas.

Jorge García Obregón 

***

A MANERA DE CONCLUSIÓN:

La selección que dedico a esta entrada se trata de una búsqueda, nada minuciosa, pero sí reflexiva y comparativa de la poesía del movimiento infrarrealista mexicano con otro tipo de poesía que he leído en mi corta vida. La lectura de estos poemas ha provocado en mí una manera muy diferente de apreciar la poesía y, sin duda, a los poetas.

Si ustedes gustan leer y conocer más sobre el movimiento clic al siguiente enlace:

Movimiento Infrarrealista