Mentir no sólo es cosa de Pinocho

La entrada es una gran colaboración de la compañera Verónica Pérez Hurtado, estudia actualmente el sexto semestre de la licenciatura de Comunicación y Periodismo en la UNAM. Ella nos hablará del uso de la mentira como un recurso de último momento y como la forma predilecta de muchas personas para relacionarse.

¡Pasen por favor!

pinocho-5

Pinocho personaje del escritor Carlo Collodi

***

En México se utiliza una variedad de formas que definen el acto de mentir; rollos, mentiras piadosas, chismes, etc. En fin, todos tenemos una opinión sobre el concepto.

Una mentira es una acción o afirmación verbal que se usa para engañar a una persona. A pesar de que la mentira es considerada como un acto deshonesto, cuando se les cuestiona a las personas, con qué frecuencia mienten responden que casi nunca, que curioso, lo dicen aunque esta respuesta sea una mentira.

Existen dos tipos de mentiras: las que se dicen en beneficio propio y las que benefician a alguien más.

Las primeras son de beneficio para la persona que las dice y éstas pueden ocasionar un daño a quienes son dichas. Este tipo de mentiras se aplican para evitar algún castigo; que va desde negar rotundamente la culpabilidad, hasta culpar directamente a otra persona. Para evitar una vergüenza provocada si saben la verdad. Para dar una buena impresión, o sea construir una falsa imagen de lo que verdaderamente se es, causado por la baja estima que se tiene. Las consecuencias de esta mentira es que tarde o temprano la verdad saldrá a la luz, y el afectado no sólo será la persona víctima de la mentira sino también el autor de la misma. Hay quien miente para destruir la reputación de terceras personas, en este caso es más evidente el beneficio propio sin importar la desgracia del prójimo.

El otro tipo de mentira es aquella que se dice en beneficio de otra persona; esto es por sacarla de un apuro, a veces llamamos a este tipo de mentira como mentira piadosa, es muy común que ocupemos este término para referirnos a una mentira que ayuda a otra persona; ya sea para evitar un problema o conflicto; ejemplo de esto puede ser que llegamos a ver a una amiga que tenía mucho tiempo que ya no habíamos visto, al verla notamos que se ha descuidado un poco en el aspecto físico sin embargo le decimos: ¡Oh que bien te ves! inmediato cambiamos de tema. Estamos mintiendo pero si decimos: ¡oye que mal te ves, te has descuidado mucho, has engordado! sabemos que la lastimaríamos y seguro nos dejará de hablar.

***

Un pequeña explicación de: ¿por qué mentimos?

***

¿Por qué mienten los niños?

Los niños pequeños poseen una gran imaginación, es por eso que les gusta inventar historias, para ellos se trata de un juego como cualquier otro ya que aun no es consciente de lo real y de lo imaginario.

Esta manera de mentir juega un papel muy importante en el niño al poder mejor su capacidad de lenguaje ya que el pequeño utiliza más palabras al contar una mentira que si describiera un hecho real. Poco a poco la mentira se va haciendo de forma consciente, de manera deliberada: puede mentir por miedo, para evitar un castigo, para obtener un premio, para llamar la atención o bien por imitación.

Una forma de evitar que la mentira se transforme en una obsesión en la edad adulta es “no castigar a los niños cuando dicen una mentira menor, ya que es propio de la imaginación infantil y forma parte de su maduración”. Los padres deben explicar las diferencias entre fantasía y la realidad a los niños.

El desarrollo de una fantasía muy grande puede llevar a los niños a cultivar “otra realidad” inventada que es la puerta a la mentira. Hay que hacerles saber distinguir entre la imaginación y la realidad.

Una mentira que busca impresionar para mejorar el autoestima se puede transformar en un trastorno de la personalidad que según la Psicóloga Lizbeth Flores Cruz, se puede llamar “Seudología Fantástica” que es una compulsión a imaginar una vida, unos acontecimientos y una historia en base a una impresión de admiración en los espectadores o en las personas que nos escuchan.

Este afán por impresionar está basado en la imperiosa necesidad de resultar valiosos y geniales por medios tramposos ya que por los medios naturales y habituales de la simpatía y de la espontaneidad se duda de poder conseguirlos.

Como vemos las mentiras son usadas desde los más pequeños del hogar así como los más grandes. Usadas para diferentes fines pero sin perder el significado del concepto. Y usted, ¿miente con frecuencia? Si su respuesta ha sido no, ya ha hecho uso de la mentira.

***

Un tema, sin duda, interesante. Es importante recordad que muchas personas utilizan las mentiras para formarse una nueva vida y, aunque esta vida es una total mentira, lo más increíble es que el autor de tantos engaños puede llegar a creer profundamente en su nueva vida.

Escribe Octavio Paz en el ensayo “Máscaras Mexicanas“:

Mentimos por placer y fantasía, sí, como todos los pueblos imaginativos (refiriéndose a México) pero también para ocultarnos y ponernos al abrigo de intrusos… Con ella no pretendemos nada más a los demás, sino a nosotros mismos.

Les comparto aquí abajo el link del reportaje 

http://issuu.com/veronicaperezhurtado/docs/mentir_no_s_lo_es_cosa_de_pinocho

Anuncios

Los Hijos de Octavio Paz

La entrada está dedicada a uno de los grandes poetas y ensayistas más reconocidos en México, premio Nobel de Literatura, Octavio Paz. Su larga trayectoria como escritor y su afamado carácter forman, en conjunto, la genialidad de un gran personaje de la cultura mexicana.

octavio-paz-01

Niña (Fragmento)

Nombras el árbol, niña.
Y el árbol crece, lento y pleno,
anegando los aires,
verde deslumbramiento,
hasta volvernos verde la mirada

Octavio Paz

La vida de Octavio Paz, desde su nacimiento e infancia en Mixcoac, coincide con la de muchos escritores contemporáneos a su época. Su formación académica, definitivamente, es parte vital de la conformación de su pensamiento.

Su abuelo, Ireneo Paz, solado retirado de las fuerzas de Porfirio Díaz (simpatizante en los primeros años, crítico, años después, del régimen) intelectual liberal y novelista. Probablemente su abuelo fue la influencia más importante para Octavio Paz dentro del mundo literario.

Su padre, Octavio Paz Solórzano, trabajó como escribano y abogado para Emiliano Zapata. Criado por su madre, Josefina Lozano y su tía Amalia Paz. Es necesario mencionar que una figura recurrente dentro de la poesía de Paz fue la que formó su familia y sus progenitores.

Octavio

Acabar con todo (Fragmento)

Dame, llama invisible, espada fría,
tu persistente cólera,
para acabar con todo,
oh mundo seco,
oh mundo desangrado,
para acabar con todo.

Octavio Paz

Máscaras Mexicanas

Máscaras Mexicanas es un ensayo incluido en el libro “El Laberinto de la Soledad” que Octavio Paz publicó en el año de 1950. El ensayo  es la exposición, ante todo una crítica, sobre el comportamiento de los mexicanos. En él, se desarrolla la idea de que los mexicanos somos gente “cerrada” y demasiado “formalistas” (aspecto último calificado por el mismo Paz como: “el amor que profesamos a la forma”) escondiendo así, de manera automática, nuestro verdadero ser detrás de lo que Octavio califica como las Máscaras Mexicanas.

Se puede leer en el ensayo:

“Viejo o adolescente, criollo o mestizo, general, obrero o licenciado, el mexicano se me aparece como un ser que se encierra y se preserva: máscara el rostro y máscara la sonrisa”

El ensayo desarrolla, también, una vaga idea del carácter “resignado” y “tradicionalista” heredado, dice Paz, de las diferentes culturas, entre ellas la española y y la influencia hispanoárabe, que habitaron y formaron México. Octavio expone en su escrito la situación de la mujer mexicana que, al igual que el varón, se encuentra inmersa en la esfera de las relaciones de poder y voluntad que se le han impuesto a través de la historia.

Lo que Octavio quiere remarcar en este ensayo es la capacidad del mexicano para “defenderse”, hasta con la simulación y la mentira, del  mundo exterior que le rodea. Se trata de buscar al enemigo en cualquier lugar y en cualquier parte, “cerrarse” “perderse”  son las únicas posibilidades del mexicano. Dice Paz, “el mexicano anda como desollado cualquier palabra, o sospecha de palabra, le puede hacer daño”

Escribe Octavio Paz, en Máscaras Mexicanas:

” El mexicano siempre está lejos, lejos del mundo y de los demás. Lejos, también, de sí mismo.”

Piedra de Sol (Fragmento)

Voy por tu cuerpo como por el mundo,
tu vientre es una plaza soleada,
tus pechos dos iglesias donde oficia
la sangre sus misterios paralelos,
mis miradas te cubren como yedra,
eres una ciudad que el mar asedia,
una muralla que la luz divide
en dos mitades de color durazno,
un paraje de sal, rocas y pájaros
bajo la ley del mediodía absorto…

Octavio Paz

“Retomando a: Octavio Paz” programa dedicado a recorrer la vida de figuras culturales de nuestro país.