Las Batallas de José Emilio

No se puede hablar de una generación sin mencionar a José Emilio Pacheco. Sus novelas, ensayos, cuentos, poesías, y traducciones le han valido grandes reconocimientos y premios alrededor de su trayectoria como escritor.

¡Adelante!

josé emilio

Gota de lluvia

Una gota de lluvia temblaba en la enredadera.

Toda la noche estaba en esa humedad sombría

que de repente

iluminó la luna.

José Emilio Pacheco

***

Podría decir que el primer libro que leí completo, sin ningún tipo de dibujos en su interior, fue “Las Batallas en el Desierto”; claro y muchos podrán decir: “ese es para una sentada” o “es un mal libro” Lo que en realidad importa es que con ese libro empezó mi pasión por la lectura.

El lenguaje que Pacheco utiliza en la novela hace, creo yo, que el lector se “enamore” del libro y de su autor. La historia que se desarrolla en la Ciudad de México, me hacer recordar las novelas y cuentos que hablan de la Ciudad de los Palacio y que son bastantes (mirar el link para conocer alguno)

La fama del libro, en escuela primarias y secundarias, ha ido creciendo. Y es natural que a los jóvenes de esta edad les interese el libro porque la historia trata temas de la adolescencia y sus altibajos. “Batallas en el Desierto” es prácticamente la novela-crónica que es lectura obligatoria.

(Si quieres leer Batallas en el Desierto clic en el título)

***

Canción del grupo Café Tacuba inspirada en este libro de José Emilio:

Mosquitos

Nacen en las pantanos del insomnio.
Son negrura viscosa que aletea.
Vampiritos inermes,
sublibélulas,
caballitos de pica
del demonio.

***

Con respecto a su poesía el estilo de Pacheco me llama mucho la atención. Ese apego por la realidad más natural, intrínseca, sus letras que revelan las características inimaginables de las gotas de lluvia o los ríos de agua cristalina, son palabras precisas que Emilio utiliza para expresarse.

Aquí abajo un par de poemas que tengo en alta estima de este gran escritor:

Tarde o temprano

                                               Homenaje a Nezahualcoyotl *

I
No tenemos raíces en la tierra.
No estaremos en ella para siempre:
sólo un instante breve.

También se quiebra el jade
y rompe el oro
y hasta el plumaje de quetzal se desgarra.

No tendremos la vida para siempre:
sólo un instante breve.

II
En el libro del mundo Dios escribe
con flores a los hombres
y con cantos
les da luz y tinieblas.

Después los va borrando:
guerreros, príncipes,
con tinta negra los revierte a la sombra

No somos reyes:
somos figuras en un libro de estampas.


* A partir de las traducciones de Angel María Garibay
y Miguel León  Portilla

***

Presencia

¿Qué va a quedar de mí cuando me muera
sino esta llave ilesa de agonía,
estas pocas palabras con que el día,
dejó cenizas de su sombra fiera?

¿Qué va a quedar de mí cuando me hiera
esa daga final? Acaso mía
será la noche fúnebre y vacía
que vuelva a ser de pronto primavera.

No quedará el trabajo, ni la pena
de creer y de amar. El tiempo abierto,
semejante a los mares y al desierto,

ha de borrar de la confusa arena
todo lo que me salva o encadena.
Más si alguien vive yo estaré despierto.

(si quieres conocer más sobre la poesía de José Emilio clic en el nombre)

 

Crónicas Rock

En mi efímera etapa en el CCH un profesor nos recomendó un libro que, según él, iba a encantar a varios compañeros. Por supuesto, nadie se la creyó. Pocos fuimos los que nos aventuramos a buscar el dichoso libro en las librerías del DF. Así pasaron varios días y el resultado no era nada alentador, hasta que uno de los compañeros lo encontró en el Fondo de Cultura Económica. Y el resultado fue:

tiempo

***

la foto (1)

***

Tiempo Transcurrido es un libro que reúne diferentes crónicas sucedidas, en gran parte, dentro de la Ciudad de México. Cada crónica es una nueva historia que se acompaña de la música rock, tan famosa y clandestina en esos tiempos. Las crónicas recorren desde 1965 hasta 1985 el momento del temblor. Si algo se debe admirar del libro es el gran manejo del lenguaje que Villoro sabe utilizar.

Les comparto algunas de las canciones que sobresalen de la selección de Villoro:

***

El tiempo transcurrido, dice Villoro, es el que viaja a través de la música. Es importante señalar que la música de lo años posteriores a 1968 no sólo era el rock gringo que llegaba en pocas dosis a la ciudad sino la música-denuncia que los trovadores se encargaron de hacer.

Los grupos mexicanos también hace aparición en esta serie de crónicas. Los “hoyos funkies” hacen aparición: vómito, cerveza en bolsita, golpes, baile exótico, melenas al aire, todo lo que se pueda imaginar uno mientra la música del Three Souls in My Mind suena de fondo.

***

Las crónicas de la ciudad se vuelven adictivas. Podría hacer una analogía entre dos libros: Tiempo Transcurrido y Los Detectives Salvajes. Aunque de ellas emana una historia diferente (poesía y rock) las están narradas sobre la selva de cemento.

***

“Los años eran difíciles”, la crítica de Villoro en contra del Gobierno no se hace esperar. Es parte de su estilo, esa ácida ironía que  adorna sus crónicas hacen del libro una pieza espléndida, que te recomiendo leer.

“Los granaderos no quisieron presentar examen para entrar a la preparatoria. Ellos usaron su propio método: el bazucazo que convirtió la puerta colonial en una nube de aserrín.  La policía justificó el ataque con razones estratégicas: la Prepa 1 era un “foco de sedición”; los estudiantes, en vez de ideales académicos, acariciaban ametralladoras soviéticas.

Los años difíciles- Heberto Castillo 

***

COMO DATO:

Juan Villoro es hijo de Luis Villoro (filósofo mexicano) y nació en la Ciudad de México en 1956. Obtuvo el Premio Herralde por su novela “El testigo”

***

De libros, letras, reflexiones:

***

Sin duda alguna el libro es interesante. Es un recorrido, un relato, una crónica que te lleva desde la sierra de Oaxaca, hasta las inmediaciones de la Colonia Lindavista. Los nombres abundan en las crónicas. Hasta el modo de vestir es determinante en cada personaje: punk, fresa, rock, pandrosón. Claro que este libro podría ser la continuación de “Las Batallas en el Desierto” de José Emilio Pacheco.

“Todos Santos, Día de Muertos” Octavio Paz

Pero un pobre mexicano, ¿cómo podría vivir sin esas dos o tres fiestas anuales que lo compensan de su estrechez y de su miseria? con esta pregunta empezamos la reflexión sobre el ensayo “Todos Santos, Día de Muertos” del libro El Laberinto de la Soledad de Octavio Paz.

¡Adelante!

Octavio-Paz

***

Dice Paz que la fiesta es un acto ritual; dice que el mexicano heredó de las culturas prehispánicas esa predisposición por las grandes ceremonias. Y estoy de acuerdo. Las fiestas hacen del mexicano un “ser” imaginativo y sensible. Las fiestas, las reuniones, las borracheras rompen el tiempo, describe Paz, y acaban con esa incertidumbre del mañana (el futuro inseguro) engañoso y rastrero.

“El mexicano ama las fiestas y las reuniones públicas” escribe Octavio. Y es tan cierto que no bastan las fiestas que la madre patria y la república del “smog” ofrecen al pueblo, sino que cada comunidad y cada pueblo tienen sus propios “patrones” sus “santos”

huehur

Fiestas patronales o regionales mexicanas

(clic al enlace de arriba para ver al autor/a de las fotos y más imágenes)

***

No importa que sea entre semana, o que no haya ni para comer, al mexicano lo que verdaderamente le importa es estar dentro de la fiesta. En ella, escribe Paz, el mexicano explota y grita para, después, callarse todo el año.

Escribe Octavio al respecto:

Recuerdo que hace años pregunté al Presidente municipal de un poblado vecino a Mitla:
“¿A cuánto ascienden los ingresos del Municipio por contribuciones?” “A unos tres mil pesos  anuales. Somos muy pobres. Por eso el señor Gobernador y la Federación nos ayudan cada año a completar nuestros gastos”. “¿Y en qué utilizan esos tres mil pesos?” “Pues casi todo en fiestas, señor. Chico como lo ve, el pueblo tiene dos Santos Patrones.”

Esa respuesta no es asombrosa. Nuestra pobreza puede medirse por el número y suntuosidad de las fiestas populares. Los países ricos tienen pocas: no hay tiempo, ni humor.

Aunque en esta última afirmación me encuentro en desacuerdo, porque las fiestas son también parte de una herencia cultural, Octavio Paz tiene razón. ¿Será que nuestra tristeza se puede medir por el número de fiestas que hacemos? ¿el mexicano le tiene miedo a la soledad?

***

mari

La Plaza Garibaldi y el Mariachi, Ciudad de México

***

Escribe Paz:

Esa noche los amigos, que durante meses no pronunciaron más palabras que las prescritas por la indispensable cortesía, se emborrachan juntos, se hacen confidencias, lloran las mismas penas, se descubren hermanos y a veces, para probarse, se matan entre sí. La noche se puebla de canciones y aullidos. Los enamorados despiertan con orquestas a las muchachas. Hay diálogos y burlas de balcón a balcón, de acera a acera. Nadie habla en voz baja. Se arrojan los sombreros al aire. Las malas palabras y los chistes caen como cascadas de pesos fuertes. Brotan las guitarras. En ocasiones, es cierto, la alegría acaba mal: hay riñas, injurias, balazos, cuchilladas. También eso forma parte de la fiesta. Porque el mexicano no se divierte: quiere sobrepasarse, saltar  el muro de soledad que el resto del año lo incomunica. Todos están poseídos por la violencia y el  frenesí. Las almas estallan como los colores, las voces, los sentimientos.

***

En la fiesta el mexicano se desconoce. Se embriaga de todo lo que encuentra a su paso: música, colores, comida, amores, celos, juegos, peleas. Es como si la fiesta moestrara el rostro que permanece oculto durante todo el año, un rostro que se asemeja a una sonrisa bien plantada y alimentada por el frenesí y la euforia de estos días de fiesta.

lostweekend

El hombre y el tequila

Un buen ejemplo:

Rulfo en el páramo

En esta entrada pretendo reunir pequeños fragmentos de cuentos y novelas que me parecieron importantes, tanto por su forma como por su significado, son segmentos que enriquecen el lenguaje poético y, sobre todo, caracterizan la obra de Juan Rulfo. Esta selección intentará que las letras de Rulfo expresen algo más que una simple oración y un lenguaje figurativo, algo más.

Nota importante: las fotografías que aparecen en este blog (menos la primera) fueron tomadas por Rulfo; y ahora pertenecen a la fundación que lleva su nombre. 

¡Adelante caminante!

rul

Si el hombre es polvo Esos que andan por el llano Son hombres.

Octavio Paz

La obra de Juan Ruflo no es extensa, pero sí tremendamente enriquecedora. Dos de sus obras: “El Llano en Llamas”, por un lado, y la novela “Pedro Páramo” lograron que Rulfo se colocara entre los escritores más reconocidos y prestigiados de su época. Mucho se rumoreaba sobre esta gran autor mexicano sin embargo, lo único que conocemos de él es su espléndida manera de convertir su palabras en tropos literarios que quedarán por siempre en la memoria de los que lo han leído.

***

Fragmento de la novela Pedro Páramo

Era la hora en que los niños juegan en las calles de todos los pueblos, llenando con sus gritos la tarde. Cuando aun las paredes negras reflejan la luz amarilla del sol. Al menos eso había visto en Sayula, todavía ayer a esta misma hora. Y había visto también el vuelo de las palomas rompiendo el aire quieto, sacudiendo sus alas como si se desprendieran del día. Volaban y caían sobre los tejados, mientras los gritos de los niños revoloteaban y parecían teñirse de azul en el cielo del atardecer. Ahora estaba aquí, en este pueblo sin ruidos. Oía caer mis pisadas sobre las piedras redondas con que estaban empedradas las calles. Mis pisadas huecas, repitiendo su sonido en el eco de las paredes teñidas por el sol del atardecer

niña

Niña corriendo en un portal de Jalisco, 1961.

***

Fragmento de “El Hombre” cuento del libro “El Llano en Llamas”

(si quieres leer el Llano en Llamas en formato PDF dale clic a este enlace)

“Lo señaló su propio coraje -dijo el perseguidor-. El ha dicho quién es, ahora sólo falta saber dónde está. Terminaré de subir por donde subió, después bajaré por donde bajó, rastreándolo hasta cansarlo. Y donde yo me detenga, allí estará. Se arrodillará y me pedirá perdón. Y yo le dejaré ir un balazo en la nuca… “Eso sucederá cuando yo te encuentre.”

Autorretrato de Juan Rulfo en el Nevado de Toluca, década de 1940 (1)

Autorretrato de Juan Rulfo en el Nevado de Toluca, década de 1940

***

Cuento “La Madrugada” del libro “El Llano en Llamas”

San Gabriel sale de la niebla húmedo de rocío. Las nubes de la noche durmieron sobre el pueblo buscando el calor de la gente. Ahora está por salir el sol y la niebla se levanta despacio, enrollando su sábana, dejando hebras blancas encima de los tejados. Un vapor gris, apenas visible, sube de los árboles y de la tierra mojada atraído por las nubes; pero se desvanece en seguida. Y detrás de él aparece el humo negro de las cocinas, oloroso a encino quemado, cubriendo el cielo de cenizas.

popo

Popocatépetl, 1940.

***

Fragmento del cuento “Talpa” del libro “El Llano en Llamas”

Siempre sucedía que la tierra sobre la que dormíamos estaba caliente. Y la carne de Natalia, la esposa de mi hermano Tanilo, se calentaba en seguida con el calor de la tierra. Luego aquellos dos calores juntos quemaban y lo hacían a uno despertar de su sueño. Entonces mis manos iban detrás de ella; iban y venían por encima de ese como rescoldo que era ella; primero suavemente, pero después la apretaban como si quisieran exprimirle la sangre. Así una y otra vez, noche tras noche, hasta que llegaba la madrugada y el viento frío apagaba la lumbre de nuestros cuerpos. Eso hacíamos Natalia y yo a un lado del camino de Talpa, cuando llevamos a Tanilo para que la Virgen lo aliviara.

***

COMO DATO:

Juan Nepomuceno Pérez Rulfo Vizcaíno, escritor mexicano, nació el 16 de mayo de 1917. Existen documentos que indican a Sayula, Jalisco, como el sitio de su natalicio, sin embargo, otras fuentes sugieren que vio la luz en Apulco pero fue registrado en Sayula.

***

CURIOSIDAD:

El grupo español de rock, Radio Futura –que interpretó en los  años 80 temas como Veneno en la piel– posee una canción inspirada en la obra del escritor mexicano, se trata del tema “Lluvia del porvenir”, incluida en su álbum de 1987 La canción de Juan Perro.

Fuentes de información: http://www.sexenio.com.mx/articulo.php?id=15298

Pita Amor: “A la eternidad ya sentenciada”

Quién mejor para describir a la bella Guadalupe Amor que la misma Pita:

Letanía de mis Defectos (fragmento)

“Soy ególatra, fría, tumultuosa…

Soy perversa, malvada, vengativa, es prestada mi sangre y fugitiva…

Soy histérica, loca, desquiciada, pero a la eternidad ya sentenciada”

Pita AMOR

Décimas a Dios (fragmento)
Dios, invención admirable,
hecha de ansiedad humana
y de esencia tan arcana,
que se vuelve impenetrable.
¿Por qué no eres tú palpable
para el soberbio que vio?
¿Por qué me dices que no
cuando te pido que vengas?
Dios mío, no te detengas,
o ¿quieres que vaya yo?
Guadalupe Amor
***
Pita Amor, actriz, poetisa, musa, diosa, la mujer extravagante, exorbitante. La mujer desnuda, su cuerpo al óleo, sus pechos cálidos, su sangre ferviente, su voz altiva, la mujer amada, la mujer despechada, la mujer de vida y muerte, amor y odio así, así era Guadalupe Amor.
Su vida, desde el principio, fue un escándalo. Un sueño donde Pita, bautizada en el Olimpo, junto a las diosas y a las musas, era reina colmada de divinidad y belleza. Su extremada soberbia cautivó a escritores, pintores, su figura perfecta enamoró a los mortales. Desde pequeña, loca, ya madura el ocio de sus entrañas la condenó a la eternidad.
***

I

Casa redonda tenía
de redonda soledad:
el aire que la invadía
era redonda armonía
de irrespirable ansiedad.

Las mañanas eran noches,
las noches desvanecidas,
las penas muy bien logradas,
las dichas muy mal vividas.

Y de ese ambiente redondo,
redondo por negativo,
mi corazón salió herido
y mi conciencia turbada.
Un recuerdo mantenido:
redonda, redonda nada.

Guadalupe Amor

***

POEMA “Feliciano me adora y le aborrezco” Recitado por Pita Amor

***

Como dato

Guadalupe Teresa Amor Schmidtlein nació en la Ciudad de México el 30 de mayo de 1918 y encontró la muerte el 8 de mayo del año 2000 en su departamento de la colonia San Jernónimo, en el DF.

***

Escribe Elena Poniatowska, sobrina de Pita, en su columna para el diario La Jornada:

Pita Amor produjo de golpe y porrazo, ante el azoro general, su primer libro de poesía: Yo soy mi casa, publicado a iniciativa de Altolaguirre. Causó sensación. Es imposible que ella lo haya escrito.Inmediatamente Alfonso Reyes, la apadrinó: Y nada de comparaciones odiosas, aquí se trata de un caso mitológico. Pita Amor produjo de golpe y porrazo, ante el azoro general, su primer libro de poesía: Yo soy mi casa, publicado a iniciativa de Altolaguirre. Causó sensación. Es imposible que ella lo haya escrito.Inmediatamente Alfonso Reyes, la apadrinó: Y nada de comparaciones odiosas, aquí se trata de un caso mitológico.

***

pita

Viejas Raíces Empolvadas (fragmento)

Son mis viejas raíces empolvadas
la extraña clave de mi cautiverio;
atada estoy al polvo y su misterio,
llevo ajenas esencias ignoradas.

En mis poros están ya señaladas
las cicatrices de un eterno imperio;
el polvo en mí ha marcado su cauterio,
soy víctima de culpas olvidadas.

Guadalupe Amor

***

***

La Poesía de los Desnudos

¡Imagínate sus caras! El óleo de Diego Rivera donde se plasmó, como una suerte de manto santo, el cuerpo de la Undécima Musa. ¡Qué escándalo! Guadalupe Amor tenía 31 años cuando decidió posar para la acuarela del muralista, y esa no fue la única vez.

La pintura se mantuvo perdida. Hace apenas algunos años se rescató para una exposición en conmemoración del natalicio de Rivera.

cul1

El Retrato de Guadalupe, Diego Rivera

***

Relata Poniatowska en la su columna:

Si era una niña preciosa, fue una adolescente deslumbrante, por su atrevimiento y su belleza. Tan llamaba la atención que la pintaron Rivera, Montenegro, Soriano, Raúl Anguiano, a quienes desconcertaban sus desplantes, sus grandes ojos abiertos, su boca desdeñosa y su voz de trueno. Mas tarde, Diego Rivera habría de retratarla desnuda, para el horror de la familia Amor.

En esa época, todos se hacían cruces con Lupe Marín, María Asúnsolo, Nahui Ollin, Machila Armida. ¿Ya supiste? ¡No te has enterado! ¡Hubieras visto! ¡Qué bárbara, Pita! ¡Nadie ha hecho nada igual! Aunque mucho más joven, a esa lista de ofensas a la buena sociedad, vinieron a añadirse las de Pita Amor.

***

Adentro de mi vaga superficie

Adentro de mi vaga superficie
se revuelve un constante movimiento;
es el polvo que todo lo renueva,
destruyendo.

Adentro de la piel que me protege
y de la carne a la que estoy nutriendo,
hay una voz interna que me nombra;
Polvo tenso.

Sé bien que no he escogido la materia
de este cuerpo tenaz, pero indefenso,
arrastro una cadena de cenizas:
polvo eterno.

Tal como yo han pasado las edades,
soportando la lucha de lo interno,
el polvo va tomando sus entrañas
de alimento…

¡Humanidad, del polvo experimento!

***

¡Hasta la próxima entrada!

Agrego el cierre de Poniatowska, las últimas palabras de Pita(en verso):

“Frente al éxito a mí me preocuparon más mi belleza y mis turbulentos conflictos amorosos.

“Porque yo que he sido joven, soy joven, porque tengo la edad que quiero tener. Soy bonita cuando quiero y fea cuando debo. Soy joven cuando quiero y vieja cuando debo.

Yo, que he sido la mujer más mundana y más frívola del mundo, no creo en el tiempo que marca el reloj ni el calendario. Creo en el tiempo de mis glándulas y de mis arterias. La angustia hace mucho que la abolí. La abolí por haberla consumido.

“Mi cuarto es de cuatro metros,
mi cuerpo mide uno y medio
y la caja que me espera
será el final de mi tedio.”

Los Recuerdos de Elena Garro

Esta entrada está dedicada a la grandísima autora mexicana: Elena Garro. Porque su narrativa es, al igual que la de muchos hombres, una fuente inagotable de retórica, realismo y belleza literaria.

elena

 

Tus ojos son los ojos fijos del tigre y un minuto

Después son los ojos húmedos del perro.

Patria de sangre, única tierra que conozco y

me conoce, única patria en la que creo,

única puerta al infinito.

Octavio Paz

Vida y Obra

Hija de padre español y madre mexicana, Elena Garro Navarro, nació en el estado de Puebla el 11 de diciembre de 1920. Recordada tanto por su obra literaria como por su activismo político, realizó sus estudios en letras en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde conoció a quién sería su marido, Octavio Paz -bendición y maldición-.

Entre sus guiones cinematogáricos destacan los realizados para las películas “Las hermanas Vivanco” y “Sólo de noche vienes” También, Elena escribió un libro de cuentos “La semana de los colores” que, como toda su obra, la materia prima es totalmente mexicana, una materia que Garro revalora y pone en tela de juicio. Al mismo tiempo que nos lleva por los caminos de su infancia, nos enfrenta con las injusticias sociales, el hambre, los crímenes y la corrupción, en medio de atmósferas mágicas.

En 1963, Elena, con un ámplio conocimiento de literatura, escribe la que sería su novela más importante Los Recuerdos del Porvenir, novela ganadora del premio Xavier Villaurrutia en el mismo año de la publicación. Esta novela es importante dentro de la literatura mexicana y latinoamericana no sólo por el gran estilo que caracterizó la escritura de Garro (poesía y literatura mezcladas en novela) sino por ser una, o la primera, escritora en experimentar con el género literario conocido como realismo mágico.

Muchos han sido los escritores que han reconocido en Garro a una precursora del realismo mágico, ya que su novela fue escrita cuatro años antes que Cien años de soledad de Gabriel García Márquez; ya Sergio Callao señalaba las similitudes, la constante denuncia y crítica al caciquismo y las promesas incumplidas de la revolución agraria, entre la novela de Garro y el Pedro Páramo (clic al link para leer el libro) de Juan Rulfo.

hector_garcia_5

Elena Garro y Gabriel García Márquez

Fotografía de Héctor García

Después de los sucesos del 2 de octubre de 1968, Elena Garro fue acusada, injustamente, de encabezar un complot comunista para derrocar al gobierno. Vivió en el exilio de 1972 a 1993.

En una nota publicada por el periódico El Universal (Elena Garro, una carrera literaria entre la persecución) se habla de los años posteriores a su divorcio con Octavio Paz:

Durante las insurrecciones estudiantiles de las décadas de los sesenta y los setenta, Garro se divorció de Octavio Paz, para más adelante autoexiliarse, y radicar en Francia, al lado de su hija Helena, durante casi veinte años; muchas han sido las especulaciones en cuanto al por qué Garro partió a Francia; entre ellas, está la versión de una persecución política.

 http://www.eluniversal.com.mx/notas/562111.html

recu

¡Bengala! ¡Bengala! País extraodinario, azul, tendido en

una tierra remota, habitado por tigres amarillos.

Elena Garro, Los Recuerdos del Porvenir

Hace apenas unos días terminé de leer la novela Los Recuerdos del Porvenir. Las primeras veinte páginas me encontré sumergido en la historia de un pueblo (Ixtepec) suspendido en el tiempo, el de los recuerdos. La narrativa te atrapa, es como si no pudieras dejar de leer, una y otra vez, las primeras líneas. La complejidad de sus letras, el manejo de su narración, es la que provoca la reflexión continua, la relectura incesante. Se avanza lento pero seguro.

Ya después, algunas páginas adelante, me encontré con la gran historia que propone Elena Garro. El contexto no es más que un pueblo olvidado en los esbozos de la Revolución Mexicana, un pueblo hundido en un estupor de recuerdos, de memorias imbatibles, de amores imposibles. El porvenir se transforma en un recuerdo inválido, por no decir imposible, que divaga durante toda la novela.

Elena se encargó de reflejar en su novela, en su teatro y muchos de sus cuentos, el sufrimiento de la clase más pobre. Las personas que viven en la monotonía de un sufrimiento inamovible, el dolor y recuerdo del hambre. ¿¡Para qué seguir luchando si se ha perdido toda esperanza!? Es como divagar en una gran ambigüedad, es el transcurrir dentro de una revolución muerta.

¡Qué cosas  tiene la vida!

Cuando yo leí Los Recuerdos  del Provenir, o era muy chica o no había abierto

esa ventana que da a l aurora boreal; ni modo, sí, me maravilló,

pero ahora que ya me voy a morir , la Garro sube a una escala maravillosa.

María Luisa Mendoza

AQUÍ UN FRAGMENTO DEL PROGRAMA “SILENCIO MAESTROS LEYENDO” DE  JUAN VILLORO

 

El poeta de Gijón

Ignacio González Vegas, conocido en el truculento mundo de la música como: Nacho Vegas, es un cantautor  de origen español. Con guitarra en mano y la voz quebradiza, como de aquel que no ha parado de beber tequila, Nacho Vegas es el poeta de Gijón.

Canción: Crujidos  Álbum: El Manifiesto Desastre

La formación de sus letras, cada canción es verdaderamente una oda al sufrimiento o a la infelicidad del hombre, es la esencia que manipula, una a una, sus canciones. Es ese aspecto realista de sus versos el que obliga, casi casi, al que escucha sus canciones a envolverse en una larga manta de pesimismo que duele pero gusta. Es como meter el dedo en una llaga profunda.

Canción: Ocho y Medio  Álbum: Desaparezca Aquí

Nacho Vegas comenzó estudios de Filología Hispánica en la Universidad de Oviedo y formó parte de la primera hornada de la edad del indie español, de la mano de Eliminator Jr. Sus estudios en Filología impregnaron, de pies a cabeza, las letras que con dolor entona frente a un grupo de seguidores que, fieles al pesimismo de Vegas, se unen a un canto que parece condenado al olvido.

Canción: Cerca del Cielo  Álbum: Desaparezca Aquí

Hace algunos años protagonizó junto al cantautor español, también, Enrique Bunbury una gira por Europa y gran parte del Continente Americano que catapultó el estilo de Vegas y que, más tarde, como resultado, ocuparía un espacio importante dentro de las listas de popularidad en España y México.

Enrique Bunbury y Nacho Vegas: “El Hombre que casi conoció a Michi Panero”

Entre su discografía, en solitario, se encuentran:

  • Actos inexplicables – (Limbo Starr 2001)
  • Cajas de música difíciles de parar – (Limbo Starr 2003)
  • Desaparezca aquí – (Limbo Starr 2005)
  • El manifiesto desastre – (Limbo Starr 2008)
  • La zona sucia – (Marxophone 2011)

Junto con Enrique Bunbury y Carlos Ann, Nacho Vegas filmó un pequeño documental de la vida del poeta español Leopoldo María Panero. Les dejo el video aquí debajo (por cuestiones de privacidad del video, sólo se puede llegar a él mediante el link)

Monsiváis: Las Seis Vidas del Gato (Primera Parte)

Carlos_MonsiváisCarlos Monsiváis, acompañado de uno de sus gatos, en su estudio de la colonia Portales.

Primera Vida:

No existe otra persona que yo conozca, en mi corta experiencia como lector, que se haya dedicado a describir, de cabo a rabo, una de las ciudades más indescifrables y enigmáticas de la tierra: la Ciudad de México -el De Efe-. Las crónicas y ensayos que Carlos escribía llevan, sobre las letras, un aire de smog. Llevan, también, cientos de voces que habitan “la capirucha”  y que, día a día, se funden irremediablemente en una sola voz, la voz del pueblo.

 Jenaro Villamil escribe sobre la truculenta relación de “Monsi” con la ciudad:

“El amor más lúdico, intenso y complejo de Carlos Monsiváis fue la propia Ciudad de México”

df34setsertreertertertelm8

Ciudad de México, Miguel Ángel Zamora Silva

Segunda Vida:

Es la crónica urbana, a mi parecer, la pluma que reposó en la mano de Monsiváis. La ciudad, su gente y el imaginario colectivo son la fuente interminable -y trastornada-  que Carlos eligió para traducir su propia realidad y la de los demás, la de los “chilangos

En una de sus frases Monsiváis reflexionó sobre el tema:

“Desde siempre he visto al Distrito Federal no como Ciudad, sino como Catálogo,Vitrina, Escaparate

Les dejo esta canción, de mis favoritas, que habla de algunas de las calles de la Selva de Concreto

Tercera Vida: 

Este es un fragmento de su autobiografía que me pareció interesante rescatar. Es una de las tantas formas con las que se puede describir a Monsiváis, escrita por él mismo:

“Soy como un gato sin elasticidad, sin gracia y sin siete vidas. Entonces un gato despojado de virtudes indiscutibles. Cuando pienso que tengo una sola vida, me gustaría ser gato, pero cuando observo mis movimientos observo que lo felino no se me dio. Creo que procedo con rapidez, pero no sé si es la rapidez que dirige al abismo o es una rapidez más fructífera”

monsi porquete vais

¡Hey! Échenle ojito a la canción del “Profeta del Nopal” (muy buena rola) pa’ que vea que el metro, segmento subterráneo de la ciudad, también tiene su mini-historieta:

Para no hacerla tan larga, ni aburrida, continuaré con las siguientes Tres Vidas del Gato en la siguiente ocasión.

(¿Qué te gustaría leer de Monsiváis?)